Meditación Budista Tonglen

Meditación Budista Tonglen

La meditación Budista vive en el aquí y el ahora, gira en torno al presente, como es sabido la mayoría de las personas tienden a vivir una vida basada en el pasado, o todo lo contrario mirando siempre al futuro y no concentrándose en vivir el presente, en la meditación Tonglen se consigue el poder del pensamiento presente, nos convierte en el dueño de nuestra mente, dejamos de ser los esclavos de pensamientos y emociones pasadas, para ello debemos conectarnos desde el alma.

Tonglen representa el poder conectarse desde el alma con el sufrimiento nuestro, así como el de nuestro entorno, es la manera de verse cara a cara superando el miedo hacia el sufrimiento, una manera de despertar también la compasión, ya que se puede comenzar por aquello que uno mismo está sintiendo, ademas de como están sintiendo las otras personas en ese mismo momento, en ambos casos se está sintiendo exactamente el mismo dolor, la misma miseria, las mismas frustraciones, una fuerte ira o deseos de venganzas, el budismo revierte la lógica usual de evitar el sufrimiento y buscar el placer, en este tipo de meditación se enfrenta el miedo, logrando liberamos de el, comenzamos a sentir amor por nosotros mismos y por los demás, enviándoles todo aquello que les de alivio y felicidad, como nos enseño buda, comenzamos a ocuparnos de nosotros mismos y de los demás.

Enseñanzas de Buda

Buda nos enseña que la mente representa una cadena de emociones y reacciones y allí nos quedamos dando vueltas mientras dejamos de experimentar lo verdaderamente valioso y el significado real de la vida, la mente por momentos no diferencia entre lo real y lo que es nuestro dialogo mental, todo se traduce en pensamientos, emociones, sensaciones, sentimientos incluso se conecta con situaciones semejantes del pasado y en cómo nos fue en esas situaciones pasadas, ocurre siempre y muy rápido, luego vienen las acciones y estas nos traen reacciones y allí entramos en el ciclo del karma, al mismo tiempo nos estamos perdiendo justamente de este momento presente y real, el que estamos viviendo aquí y ahora ya que se ve opacado por todos ese conjunto de pensamientos, desconectándonos totalmente de momento presente.

Buda dejo específicas recomendaciones en este tipo de meditación, en propiciar el acercamiento y contacto directo hacia la belleza de la naturaleza buscando el lugar indicado para la meditación, sentándose directo en el suelo o para más comodidad sobre un cojín zafu al aire libre, acompañado de la naturaleza pura, para así lograr la tranquilidad, es una meditación muy contemplativa e iluminada que busca una liberación profunda del sufrimiento de la existencia, de la conciencia individual para alcanzar el nirvana.

Nirvana: una condición donde no hay tierra, ni agua, ni aire, ni luz, ni espacio, ni límites, ni tiempo sin límites, ni ningún tipo de ser, ni ideas, ni falta de ideas, ni este mundo, ni aquel mundo, ni sol ni luna. A eso, yo lo denomino ni ir ni venir, ni un levantarse ni un fenecer, ni muerte, ni nacimiento ni efecto, ni cambio, ni detenimiento: ese es el fin del sufrimiento.

UDANA VIII – 1
meditacion budista tonglen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *