Meditación Kabbalah

Meditación Kabbalah

La Meditación Kabbalah se basa en las creencias y la fe religiosa, proviene del judaísmo, ellos consideran que por medio de la meditación hay un acercamiento a Dios, este acercamiento lo procuran haciendo el sonido sh después de respirar suave hacer el sonido mm y procurar lentamente ir entrando en un estado meditativo a esta técnica en kabbalah la llaman Shema que se define como oír en hebreo, posteriormente al alcanzar un nivel más profundo de meditación comienzan pronunciando una línea de Salmo 16 que se encuentra representado en el Shiviti, el Shiviti son representaciones meditativas de un candelabro para poder contemplar a Dios se coloca sobre el amud o podio desde donde se dirige la oración por el hazzan.

¿Cómo es la práctica la Meditación Kabbalah?

En la meditación kabbalah se encuentran tres estados para meditar, el primero se llama Nefèch que significa relajarse y que a la misma vez también podría significar animarse, se trata de combinar ambas emociones de reposo y esfuerzo asemejándose al movimiento propio de la vida y de nuestros órganos de esta manera la sangre del hombre en conjunto con su respiración tanto orgánica como celular en la parte física se van comunicando y uniendo con las dimensiones del ser, entrando al segundo estado que se llama Rouah es un estado del alma que se define como soplo y espíritu, se acoge de la presencia de todo cuanto existe en el santuario y en pleno silencio de la Alianza así recibe el soplo sagrado del espíritu santo, considerado el intermedio de la meditación alcanzando la iluminación donde la luz penetra llevando a la mente a la nada, finalmente se entra al estado llamado Nechamah es el más elevado y aquí el soplo de Dios eres tú, sintiendo el fluir de la vida, oxigenando la sangre y así la conexión total en todas sus manifestaciones vitales, el alcance del grado más alto y superior de la tranquilidad y soledad interior disminuyendo la actividad cerebral y consciencia todo se inunda de la máxima abstracción, estos tres estados son los que permitirán alcanzar la meditación kabbalah y en efecto entender la dimensión de esa quietud y beatitud interior.

meditacion kabbalah

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *